Museos

Museo Catedralicio de Toledo

Por: Adrián Blanco Gómez.

El Museo Tesoro Catedralicio se encuentra en la Santa Iglesia Catedral Primada de la ciudad de Toledo. La iglesia, además de cumplir las funciones características como edificio religioso, también posee varias estancias consideradas museos de forma independiente, las cuales podemos clasificar en: Sacristía, Tesoro, Sala Capitular, Coro, Transparente y Custodia de Arfe.

La Sacristía es la estancia más conocida de todas. Fue construida por el arquitecto y escultor español Nicolás de Vergara el Mozo en el siglo XVI y alberga algunas de las obras más representativas de la iglesia: una de ellas es el fresco de la representación del Descendimiento de la Virgen, está pintada en la bóveda y el autor es Lucas Jordán, que se autorretrata en el fresco; otra es la famosa pintura “El Expolio” del pintor El Greco, un pedido del Cabildo de la iglesia y que se realizó en 1587. A finales del siglo XVIII a la obra se le puso un marco de ricos materiales como el mármol o el bronce, y sirvió como sustituto del marco que había hecho el propio Greco, del que solo queda un conjunto escultórico. En la Sacristía pueden verse obras de algunos de los pintores europeos más importantes de la Historia del Arte, como pueden ser Goya, Caravaggio, Tiziano o Van Dick. Pegada a la misma Sacristía está la llamada Sacristía Arzobispal, que alberga más pinturas de otros artistas como José de Ribera o Jacopo Bassano. La Sacristía Arzobispal tiene enfrente suya dos habitaciones en donde se guardan vestidos para la liturgia hechos alrededor de los siglos XV y XVII.

La estancia el Tesoro se encuentra justo debajo de la torre y se habilitó a principios del siglo XX por temas de protección durante la etapa del cardenal Sancha como dirigente arzobispal. En esta estancia se cobijan las creaciones de orfebrería que se guardaban en armarios. Encima de estos armarios están las pinturas con las que se terminarían elaborando los tapices en la Fábrica de Santa Bárbara en el siglo XVIII. La principal atracción de esta sala es la Custodia Procesional, una obra escultórica realizada por el artista Enrique de Arfe en el siglo XVI a petición del Cardenal Cisneros. La obra está realizada en oro, y se piensa que ese oro llegó procedente de América. La Custodia está hecha en tres partes y su altura es de 2,50 metros de altura, tiene un total de 5.600 piezas y posee 250 pequeñas estatuas de plata dorada.

La Sala Capitular desde una reforma se encuentra dividida en dos partes, una la misma sala capitular y otra que se llama la antesala capitular. En la sala encontramos desde pinturas de Cristo y la Virgen hasta un artesonado hecho con oro. Las pinturas son obra del pintor Juan de Borgoña y el artesonado fue diseñado por Diego López de Arenas; la antesala tiene una decoración con influencias del gótico y del árabe mudéjar y en ella se pueden ver pinturas en los muros al igual que en la anterior sala y con unos decorados inspirados en temas de vegetación, ejecutados por artistas como Luis Medina o Diego López. En la antesala se encuentra también una gran portada hecha por el escultor Copín de Holanda.

Museo de la Catedral de Toledo
Fuente: http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-catedralicio-8161/visita/

El Coro se divide en sillería alta y baja. La sillería alta fue creada por Alonso Berruguete y Felipe Bigarny, ocupándose cada uno de un lado de esta. Por otro lado, de la sillería baja podemos nombrar a Rodrigo Alemán como la persona que la hizo. A cada lado del coro el anteriormente mencionado Nicolás de Vergara el Viejo se ocupó de confeccionar una pareja de atriles en el siglo XVII. Una estatua de la Virgen Blanca destaca en el altar. Hablando ahora de otra estancia, la del Transparente, podemos decir que se encuentra detrás del altar mayor y que en el pasado gozó de un gran reconocimiento como obra del Barroco. El Transparente posee un retablo con una pintura de una ventana oval que da luz al Sagrario, que está rodeada por varias figuras de ángeles, y en la parte de la bóveda está pintada la Gloria. Toda la obra la hizo Narciso Tomé en el siglo XVIII.

La Custodia de Arfe recibe su nombre por el escultor y orfebre Enrique de Arfe, que hizo la obra en el siglo XVII. La obra mide un poco más de 3 metros de altura y el material principal con el que está realizada es la plata dorada. Está dividida en varias partes: el basamento, en el cual podemos disfrutar del friso en donde se representan varias figuras, como por ejemplo la de El prendimiento de Jesús, Cristo Azotado o Jesús camino del Calvario. El basamento hace soporte sobre el que se erigen seis columnas con ornamentación de varios elementos plateados. Las seis columnas quedan unidas gracias a dos arcos a seis contrafuertes. Los arcos están a distinta altura, teniendo el de abajo decoración de varias figuras de santos, como San Pedro o San Juan Evangelista, y el de arriba cuenta con tornapuntas con adornos de hojas. A los arcos se les remata con pequeñas estatuas de más santos, por ejemplo la de San Cristóbal o la de San Jorge.

Fuente:
Catedralprimada.es. http://www.catedralprimada.es/museos_informacion/, 26-02-2017/02-03-2017.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s