Museos

Museo Provincial de Ciudad Real

Por: Carolina García Abad

Aun en el siglo XX, en una ciudad como es Ciudad Real, no había un museo, por lo que se realizó el museo provincial de Ciudad Real. Fue inaugurado en 1982, con distintos ámbitos, cada uno dedicado a una rama: Arqueología, Bellas Artes, y Artes y Costumbres Populares.

Este edifico fue realizado por Carlos Luca de Tena y Alvear, su construcción termino en 1978 aunque en el año 1995 fue reconstruido. Lo podemos localizar en uno de los lugares más importantes para cualquier persona interesada por la cultura o la historia, ya que se toda de otros edificios como la casa de la cultura o por la catedral.

Mientras, en el exterior es un edificio austero, con casi total ausencia de ventanas y decoración, en el interior encontramos un espacio totalmente amplio y muy luminoso. Consta de cinco plantas, en las primeras cuatro encontramos exposiciones tanto temporales como permanente, mientras en la quinta planta encontramos la biblioteca y distintos laboratorios.

 

Museo Provincial de Ciudad Real
Fuente: http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/ZA46CC553-ABCC-B519-D274F611DC3412DC/20131101/nuevo/colectivo/busca/amigos/museo/provincial/merced

En el sótano encontramos una exposición exclusivamente dedicada a la prehistoria, según vemos los distintos objetos o restos hallados en yacimientos arqueológicos, hay paneles en los que se nos proporciona información sobre lo que estamos viendo. Esta exposición, llamada Hace tres Millones de Años, procede del yacimiento arqueológico de las Higueras, en Alcolea de Calatrava, Ciudad Real, aunque también podemos encontrar ejemplos de la fauna y paisaje que había en el Campo de Calatrava hace tres millones de años, algunos de los utensilios que podemos encontrar son: objetos cerámicos, puntas de flecha…Junto a estos electos encontramos una pequeña exhibición de la pintura rupestre realizada en Almadén, Chillón o Fuencaliente, estas pinturas pertenecen al Bronce Final y a la edad de Hierro.

Mientras, en la planta baja encontramos una exposición que nos lleva a los distintos lugares de Ciudad Real donde se encontraron restos de antepasados que usaban materiales tan básicos hoy en día como la piedra, el hueso o la madera. Aquí podemos ver esa evolución que va desde la creación del fuego hasta la práctica de la agricultura o la ganadería. En esta evolución podemos encontrar la referencia de la llegada de algunos pueblos orientales cautivados por la riqueza metalúrgica que había en el lugar, al igual que la llegada de los romanos, quieren es asentaron sus bases culturales, sociales y constructivas.

Respecto a sus fórmulas constructivas, es esta sala podemos ver los distintos materiales que utilizaron, y que abarcan desde la época ibera hasta la medieval. Estos materiales fueron sacados de distintos yacimientos, en el caso de las piezas iberas se encontraron en el Cerro de Alarcos en Ciudad Real, de Almadenejos e incluso del Cerro de la Encantada en Valdepeñas. También algunas porciones de cerámica encontrada en Puertollano, Porzuna… Mientras de la época medieval, tenemos referencia de los Castillos de Calatrava a Vieja y la Nueva.

Pero no debemos pararnos en esta planta ya que como hemos dicho, consta de varias plantas y cada una muestra una temática distinta. Por lo que en, la primera planta, encontramos toda una sala dedica a la naturaleza, podemos encontrar desde un esqueleto de un mastodonte hasta una pequeña colección de minerales. Estos fósiles que encontramos tienen más de 200.000 millones de años, y que pertenecen a un periodo no muy conocido, denominado Carbonífero. También hay piezas provenientes de las minas de Almadén y de Puertollano, de mercurio y carbón respectivamente.

Y, para finalizar en la segunda planta, hay toda una exposición, basada en mostrar exhibiciones periódicas; mientras, en la tercera y última planta, se encuentra una sala donde hay una gran referencia bibliográfica de este museo como también algún que otro taller de restauración y dibujo.

Gracias a que este museo consta de una gran cantidad de salas puede abordar distintos temas como hemos visto en lo expuesto anteriormente, por lo que acoge a todo tipo de público sea cual sea sus preferencias artísticas o históricas, mostrando así gran cantidad de referencias históricas que nos introducen en la época tan lejana de nuestros antepasados y que nos permite viajar atrás en el tiempo y ver cómo tanto la naturaleza como el hombre ha ido evolucionando hasta nuestros días.

Fuentes:
Museo Provincial de Ciudad Real http://www.ciudad-real.es/turismo/provincial.php
Museo Provincial http://www.ciudadreal.es/turismo/museos/museo-provincial.HTML

 

Anuncios
Museos

Museo Casa de Dulcinea del Toboso

Por: María Santos Parra

Este museo se encuentra en la localidad manchega de El Toboso, en la calle Quijote, número 1. Corresponde a un edificio original del siglo XVI, perteneciente a los Martínez Zarco Morales, familia ilustre durante esa época y de los cuales se conservan los escudos en la fachada. Durante la época cervantina en ella residían Don Esteban y Doña Ana, en quien está inspirado el personaje de Dulcinea del Toboso.

El edificio posee la estructura general de una casa manchega que se dispone en distintos patios, corrales, molino, bodega, etc. Ha sufrido distintas intervenciones con el paso de los años, pero aún se distingue su estructura original. Como ejemplo de casa de familia hidalga se construyó con mampostería, tapial y ladrillo, donde destaca la portada principal de sillería y una torre que da nombre a la casa como la “Casa de la Torrecilla.

Las distintas dependencias se disponen gracias a la introducción de un zaguán que organiza las distintas zonas de servicios como en el caso de la cocina y varios corrales. Podemos encontrar además una prensa para la uva, un palomar, una almazara y un molino de aceite. La zona residencial de una familia acomodada se organizaba de manera similar a las urbanas, siendo su ajuar más sosegado debido a la importancia de las reliquias familiares que atestiguaban su linaje. La casa estaba formada por varias estancias llamadas cuadras, propias de las casas con más dinero, mientras que en las viviendas más humildes había una única sala. Para preservar la intimidad los dormitorios se encontraban en la zona más retirada de la casa, aunque en caso de que se tratase de una familia rica, maridos y mujeres tenían una habitación por separado.

Casa-Museo Dulcinea del Toboso
Fuente: http://www.españaescultura.es/es/museos/toledo/museo-casa_de_dulcinea_del_toboso.html

Las mujeres eran las encargadas de las tareas domésticas con alguna que otra excepción, mientras que el hombre se hacía cargo de la administración de la hacienda, además de desempeñar un papel militar.

En cuanto a la disposición de las diferentes estancias, encontramos en la parte inferior la zona de la cocina, donde se reunían todos los miembros que trabajaban en la vivienda y donde se realizaba la vida diaria. Además, encontramos la almazara, donde se desempeñaban varios procesos para obtener el aceite, siendo utilizado para freír, condimentar o conservar comida, para la elaboración de perfumes o aceites, etc.

En la parte superior aparece la sala principal, cuyos muros estaban decorados con estampas y pinturas de temas religiosos o mitológicos y retratos, formula muy típica de la España de la época. La disposición del mobiliario refleja la jerarquización de la casa mediante un lugar central en el que se sentaba el señor de casa, rodeado de asientos más simples para el resto de miembros del hogar. En esta zona se distribuyen los espacios privados, donde se localizan las alcobas de Don Esteban y Doña Ana. Estas son ocupadas por varios baúles, arcones o armarios en los que se guardaban los artículos personales de ambos con gran valor familiar. La primera de ellas se acerca más a la sala principal, compuesta por una cama, en ocasiones un escritorio y sillas y como hemos dicho anteriormente, se colocaban elementos en los que guardar los objetos personales del dueño de lacasa. La segunda, se dispone de la misma manera que la anterior, sin embargo; aparece el añadido de una tarima donde las mujeres se sentaban para realizar labores de costura, tocaban instrumentos o algún que otro hábito popular en la época.

Es así como esta casa nos sirve para conocer las costumbres y vida de las familias ricas manchegas durante el Renacimiento español que, unido a las descripciones realizadas en el Quijote, suponen una fuente principal para conocer el desarrollo y los intereses de la sociedad de este momento histórico.

Fuentes:
Patrimonio Histórico de Castilla- La Mancha. Museo- Casa dulcinea del Toboso: http://www.patrimoniohistoricoclm.es/museo-casa-de-dulcinea-del-toboso/
Turismoencastillalamancha.es: www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-casa-de-dulcinea-del-toboso-2561/visita

 

Museos

Museo Catedralicio de Toledo

Por: Adrián Blanco Gómez.

El Museo Tesoro Catedralicio se encuentra en la Santa Iglesia Catedral Primada de la ciudad de Toledo. La iglesia, además de cumplir las funciones características como edificio religioso, también posee varias estancias consideradas museos de forma independiente, las cuales podemos clasificar en: Sacristía, Tesoro, Sala Capitular, Coro, Transparente y Custodia de Arfe.

La Sacristía es la estancia más conocida de todas. Fue construida por el arquitecto y escultor español Nicolás de Vergara el Mozo en el siglo XVI y alberga algunas de las obras más representativas de la iglesia: una de ellas es el fresco de la representación del Descendimiento de la Virgen, está pintada en la bóveda y el autor es Lucas Jordán, que se autorretrata en el fresco; otra es la famosa pintura “El Expolio” del pintor El Greco, un pedido del Cabildo de la iglesia y que se realizó en 1587. A finales del siglo XVIII a la obra se le puso un marco de ricos materiales como el mármol o el bronce, y sirvió como sustituto del marco que había hecho el propio Greco, del que solo queda un conjunto escultórico. En la Sacristía pueden verse obras de algunos de los pintores europeos más importantes de la Historia del Arte, como pueden ser Goya, Caravaggio, Tiziano o Van Dick. Pegada a la misma Sacristía está la llamada Sacristía Arzobispal, que alberga más pinturas de otros artistas como José de Ribera o Jacopo Bassano. La Sacristía Arzobispal tiene enfrente suya dos habitaciones en donde se guardan vestidos para la liturgia hechos alrededor de los siglos XV y XVII.

La estancia el Tesoro se encuentra justo debajo de la torre y se habilitó a principios del siglo XX por temas de protección durante la etapa del cardenal Sancha como dirigente arzobispal. En esta estancia se cobijan las creaciones de orfebrería que se guardaban en armarios. Encima de estos armarios están las pinturas con las que se terminarían elaborando los tapices en la Fábrica de Santa Bárbara en el siglo XVIII. La principal atracción de esta sala es la Custodia Procesional, una obra escultórica realizada por el artista Enrique de Arfe en el siglo XVI a petición del Cardenal Cisneros. La obra está realizada en oro, y se piensa que ese oro llegó procedente de América. La Custodia está hecha en tres partes y su altura es de 2,50 metros de altura, tiene un total de 5.600 piezas y posee 250 pequeñas estatuas de plata dorada.

La Sala Capitular desde una reforma se encuentra dividida en dos partes, una la misma sala capitular y otra que se llama la antesala capitular. En la sala encontramos desde pinturas de Cristo y la Virgen hasta un artesonado hecho con oro. Las pinturas son obra del pintor Juan de Borgoña y el artesonado fue diseñado por Diego López de Arenas; la antesala tiene una decoración con influencias del gótico y del árabe mudéjar y en ella se pueden ver pinturas en los muros al igual que en la anterior sala y con unos decorados inspirados en temas de vegetación, ejecutados por artistas como Luis Medina o Diego López. En la antesala se encuentra también una gran portada hecha por el escultor Copín de Holanda.

Museo de la Catedral de Toledo
Fuente: http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-catedralicio-8161/visita/

El Coro se divide en sillería alta y baja. La sillería alta fue creada por Alonso Berruguete y Felipe Bigarny, ocupándose cada uno de un lado de esta. Por otro lado, de la sillería baja podemos nombrar a Rodrigo Alemán como la persona que la hizo. A cada lado del coro el anteriormente mencionado Nicolás de Vergara el Viejo se ocupó de confeccionar una pareja de atriles en el siglo XVII. Una estatua de la Virgen Blanca destaca en el altar. Hablando ahora de otra estancia, la del Transparente, podemos decir que se encuentra detrás del altar mayor y que en el pasado gozó de un gran reconocimiento como obra del Barroco. El Transparente posee un retablo con una pintura de una ventana oval que da luz al Sagrario, que está rodeada por varias figuras de ángeles, y en la parte de la bóveda está pintada la Gloria. Toda la obra la hizo Narciso Tomé en el siglo XVIII.

La Custodia de Arfe recibe su nombre por el escultor y orfebre Enrique de Arfe, que hizo la obra en el siglo XVII. La obra mide un poco más de 3 metros de altura y el material principal con el que está realizada es la plata dorada. Está dividida en varias partes: el basamento, en el cual podemos disfrutar del friso en donde se representan varias figuras, como por ejemplo la de El prendimiento de Jesús, Cristo Azotado o Jesús camino del Calvario. El basamento hace soporte sobre el que se erigen seis columnas con ornamentación de varios elementos plateados. Las seis columnas quedan unidas gracias a dos arcos a seis contrafuertes. Los arcos están a distinta altura, teniendo el de abajo decoración de varias figuras de santos, como San Pedro o San Juan Evangelista, y el de arriba cuenta con tornapuntas con adornos de hojas. A los arcos se les remata con pequeñas estatuas de más santos, por ejemplo la de San Cristóbal o la de San Jorge.

Fuente:
Catedralprimada.es. http://www.catedralprimada.es/museos_informacion/, 26-02-2017/02-03-2017.

 

Museos

Museo Comarcal de Daimiel

Por: Jorge Martínez Fernández

 

El museo comarcal de Daimiel pretende recoger y exponer las piezas relacionadas con la localidad de Daimiel. Este museo expone el patrimonio material e inmaterial y está adaptada a la 22ª Conferencia general del ICOM. El museo abrió por primera vez en el año 2001 y desde entonces varia sus exposiciones y las ha ido ampliando. Este museo transmite la información de la historia y las tradiciones desde la edad del bronce a la actualidad. Su intención además de dar a conocer la ciudad a los visitantes, también aspira a involucrar a los propios habitantes con múltiples actividades.

Sala Carranza en el Museo Comarcal de Daimiel
Fuente: http://www.museocomarcaldaimiel.es/

 

Instalaciones del Museo

Se trata de un edificio rehabilitado en el año 2006 de arquitectura popular de uso residencial y agrícola. Consta de un patio central con columnas metálicas donde se desarrollaba el uso residencial y un corral que da acceso a un pajar que se correspondía con el uso agrícola y hoy es un aula didáctica.

Plantas y temáticas

El edificio consta de tres plantas el semisótano, baja y alta, que se organizan de manera cronológica y abarca historia, tecnología, territorio e ideas y creencias. Tiene unas salas permanentes para tres ilustres de Daimiel: el arquitecto Miguel Fisac, el coleccionista Vicente Carranza y el pintor Juan D´Opazo.

Además cuenta con una sala de audiovisuales para recreaciones y proyecciones de imágenes para 25 personas. Tiene un patio interior y exterior en el que realiza en verano actividades de conciertos y proyecciones y el aula didáctica del antiguo pajar.

La colección del museo consta de piezas de más de 4000 años hasta el siglo XX entre ellas se encuentran colecciones de cerámica, maquetas etc. recogidos de la zona y que ayudan a conocer la historia de Daimiel y el patrimonio conservado.

Recorrido

Comienza en el semisótano con una vista donde cuenta el paisaje de las tablas hace más de 5000 años. Continúa con la explicación de los asentamientos de las motillas y los poblados en altura. Mas a delante piezas de cerámicas de la edad del bronce y de la época ibera con ilustraciones de cómo eran los enterramientos. Ideas de otras piezas de yacimientos romanos.

En la planta baja nos encontramos con la colección más importante de cerámica de España, la colección Carranza ya que es de gran calidad. También se encuentra la sala dedicada a Juan D´opazo, en la que se exponen sus pinturas y dibujos, durante la década de los años 20.

En la planta alta se encuentran desde la época moderna hasta el siglo XX parte de los restos de una vivienda del renacimiento conocidas como casillas, y la recreación de un ejemplo. Herramientas de la mecanización del campo etc… la sala dedicada a miguel Fisac arquitecto ilustre de Daimiel y la colección de 25 obras en papel del pintor Ramón Cascado.

Fuente:
http://www.museocomarcaldaimiel.es
Museos

Museos de Atienza

Por: Jaime Zarca Díaz del Campo

En la provincia de Guadalajara, Atienza, podemos encontrar tres Iglesias convertidas en museos de gran importancia para la comunidad de Castilla La Mancha. Estas tres Iglesias museos, son la Iglesia Museo de San Gil, la Iglesia Museo San Bartolomé y la Iglesia Museo Santísima Trinidad.

En cuanto a la Iglesia Museo de San Gil, podemos decir que es de origen medieval y románico y alberga el Museo de Arte Religioso de Atienza. Podemos ver pinturas, esculturas, orfebrería y otros elementos como pueden ser libros y documentos antiguos. En cuanto a la pintura, podemos ver cuatro tablas de Berruguete, una colección de retratos de los apóstoles, una natividad, dos Ecce-Homos y multitud de composiciones más pero hay dos piezas que destacan de toda la colección, que son la Anunciación y la Epifanía de Matías Jimeno. En el ámbito escultórico, tenemos un retablo de la Virgen del Pilar y en la pila bautismal, una talla de origen románico. También podemos ver escultura de madera policromada como por ejemplo un Cristo Yacente del s. XVI en el presbiterio. Una de las piezas más interesantes es una hornacina con un borde de arte mudéjar que en su interior guarda una Inmaculada tallada, este elemento se encontró en uno de los muros de la Iglesia. Además, hay Cristos góticos, un Crucificado barroco, dos Cristos de altar en tamaño pequeño, un San Sebastián de arte barroco, una Trinidad del s. XVI, un Cristo en majestad, una Sagrada Cena, una escultura de San Gil y por último, como pieza impecable del Museo, encontramos una Virgen del Rosario policromada. En el apartado de la orfebrería, observamos numerosos elementos como una Cruz Procesional de San Juan. También hay un Cristo de marfil, bandejas, vinajeras, cálices, navetas e incensarios. Otros de los elementos que hay en el museo son libros antiguos y documentos reales. Por último podríamos destacar una pequeña colección de piezas arqueológicas y paleontológicas.

Iglesia Museo de San Gil
Fuente: http://www.spain.info/es/que-quieres/arte/museos/guadalajara/museo_de_arte_sacro_de_san_gil.html

En la Iglesia Museo de San Bartolomé, podemos observar que hay un arte románico. En cuanto al museo que encontramos en su interior, tenemos varios apartados: pintura, escultura, orfebrería y paleontología. En cuanto a la pintura nos referimos, la Iglesia guarda 36 cuadros, algunos de sus autores son Matías Jimeno y Matías de Torres. En el ámbito escultórico hay más de 25 piezas procedentes de la imaginería castellana, uno de los elementos más reconocidos es el Descendimiento de Cristo, que se encuentra en la Capilla del Santo Cristo de Atienza. También podemos ver exvotos de pintura que llevan los atencinos por los milagros del Cristo de la Villa. En la orfebrería encontramos piezas del Renacimiento y el Barroco, como pueden ser cruces y vasos sagrados. También destacamos un baldaquín sobre el que se pone el Santísimo Sacramento y es procesionado el día del Corpus. También podemos observar vitrinas en las que hay casullas, capas y elementos litúrgicos. Por último, en cuanto a los elementos paleontológicos encontramos casi 3.600 fósiles.

La Iglesia Museo Santísima Trinidad, consta de una nave con capillas a los lados. En la derecha, encontramos la capilla del Cristo de Los Cuatro Clavos, en la que hay un retablo de Las Santas Espinas, y las capillas de Los Ortega, en la que están los escudos de esta familia, vemos un retablo barroco y posee una bóveda semiesférica. En la parte izquierda, en la cual también tenemos el campanario, está la capilla de la Purísima Concepción, en la que hay una imagen de la Inmaculada, un retablo de madera de estilo barroco y sobre la cual también se levanta una bóveda semiesférica. En la nave hay un coro sobre el que vemos un rosetón con una vidriera y el techo es de crucería con nervios que reposan en semicolumnas que están empotradas en la pared, las cuales tienen una columna y un arco de medio cañón con forma de muchos nervios unidos. La Iglesia posee dos portadas, en la principal vemos un arco de medio punto y a los lados tiene una columna con un capitel decorado. Esta puerta es de madera y está adornada con clavos. La otra puerta de la Iglesia, la cual no tiene utilidad, es más pequeña y posee un arco de medio punto. Esta otra puerta, está decorada también con clavos. La Iglesia es de estilo románico, pero solo queda el ábside de su construcción original debido a reformas. En los tres muros del ábside podemos ver ventanas con vidrieras y por la pared de estos, hay salientes decorados. Las paredes interiores del ábside están cubiertas por pinturas de Natías de Torres y de Juan Delgado. El Retablo Mayor es una obra con añadidos rococós en la que participaron Diego del Castillo, Joseph Sancho, Domingo García y José de la Fuente. Encima hay una talla por parte de Francisco Amich y José Benito. En la mesa del altar, participaron autores como Diego de Madrigal, Francisco de la Vega y Juan de Bera.

Fuentes:
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-san-gil/ver/5 Fecha de consulta: 12/03/17
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-san-bartolome/ver/6 Fecha de consulta: 12/03/17
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-santisima-trinidad/ver/7 Fecha de consulta: 12/03/17

 

 

Museos, Obras

Casa del Hortelano

Por: Noelia Fernández

La casa del Hortelano se ubica en pleno centro de Albacete, en la actual plaza de la Catedral. Este espléndido edificio forma parte de la herencia histórico-artística de la capital y con el paso de los años se ha convertido en un espacio emblemático, el Museo de la Cuchillería, que recoge y difunde la herencia cuchillera histórica de Albacete y rinde homenaje a todos los artesanos de este noble oficio. La casa del Hortelano fue un encargo que realizó Joaquín Hortelano, del que recibe su nombre, al que fuera el arquitecto municipal Daniel Rubio, en el año 1912, quien además es autor de otras obras arquitectónicas emblemáticas de la ciudad de Albacete como el Gran Hotel, el Templete de la Feria o la Delegación de Defensa. Fruto de la sociedad burguesa de principios del siglo XIX, la corriente arquitectónica del modernismo se ve reflejada en este palacete de estilo modernista, que destaca en el conjunto urbano por su fachada neogótica de azulejos en cerámica verde y piedra, siendo éste su elemento más característico.

ALBACETE 1 001.JPG

Casa del Hortelano
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Casa_de_Hortelano

La Casa del Hortelano consta de dos cuerpos: el inferior está decorado con un almohadillado rústico, y el superior con una galería de cinco grandes ventanales palaciegos de influencia italiana rematados por pináculos de estilo gótico. A ambos lados del edificio, se alzan dos torres asimétricas, diferentes una de la otra, y ornamentadas por ladrillo vitrificado verde. El edificio fue adquirido en la década de los ochenta por el Patrimonio Arquitectónico del Ayuntamiento, hasta que en 2004 se realizó una remodelación con el objetivo de acondicionar las instalaciones del Museo Municipal de la Cuchillería. Es, sin duda, un icono emblemático de la historia de la ciudad de Albacete.

 

Fuentes:
Diputación, Ayuntamiento de Albacete, (1991) Albacete en su Historia, I.E.A Museo de Albacete.
http://www.museo-mca.com/index.php/casa-del-hortelano/
http://www.turismoenalbacete.com/que-ver/patrimonio-cultural/listado-monumentos/casa-del-hortelanomuseo-de-la-cuchilleria/

Museos, Obras

La Custodia de Arfe

Por: Jorge Martínez Fernández

 

La custodia de Arfe recibe su nombre debido al autor de la obra, realizada por Enrique de Arfe. Se conoce que es un orfebre de origen Alemán. La obra fue realizada entre 1515 y 1523. Fue encargada por el entonces cardenal de la catedral de Toledo, el cardenal Cisneros. Se conoce como una de las mayores joyas de toda la cristiandad.

Este pretendía realzar la ya existente custodia gótica, que mando realizar la reina Isabel la católica con el primer oro que trajo Cristóbal Colon de América. Se trata de un ostensorio o más conocido como una custodia de mano, que guarda el cuerpo del santísimo, realizado en 17 kilos de oro, adornado por múltiples joyas con piedras preciosas como perlas, esmeraldas y granates. El mástil tiene un nudo en forma de templete con múltiples estatuillas de bulto redondo realizadas en plata de santos y de la virgen. La obra se remata con una cruz de diamantes engarzados.

Esta joya fue comprada por el cardenal Cisneros para la catedral de Toledo y aun no pareciéndole esta obra gran cosa, decidió encargar bocetos a Diego Copín de Holanda, Juan de Borgoña y Enrique de Arfe, siendo este último el elegido por el cardenal, para engrandecer la ya existente custodia de la reina Isabel con el propósito de tener una custodia más enriquecida y grandiosa para poder lucir de forma más ostentosa en procesiones del Corpus Christi.

 

La Custodia de Arfe
Fuente: https://www.leyendasdetoledo.com/index.php/historia-toledana/168-la-custodia-catedralicia.HTML

La custodia de Enrique de Arfe, mide unos 3 metros aproximadamente, y está realizada en plata sobre dorada, debido a que en un principio se realizó con 183 kilos de plata y posterior mente se sobre dora para igualar al ostensorio de la reina Isabel. Tiene la apariencia de una gran torre gótica. Esta dividida en tres cuerpos y presenta una planta de forma poligonal, concretamente hexagonal. El basamento destaca por tener un friso con escenas de la pasión de cristo en bajo relieve y las imágenes de los profetas.

La custodia arranca a partir de seis pilares robustos, fasciculados con columnillas adosadas y que posterior mente sujetaran los nervios de la bóveda que cierra el primer cuerpo. Estos pilares tienen doseletes entre las columnillas que guardan numerosas estatuillas de santos. Están decorados por numerosas tracerías y coronados y rematados por pináculos, tiene una fuerte inspiración gótica. De estos pilares arrancan contrafuertes con dos arbotantes cada uno de tracería calada y de cresterías con ornamentos vegetales y se coronan con estatuillas exentas de plata. Estos arbotantes se unen a una ménsula con adornos de filigranas y relieves de grutescos y está decorada por estatuillas como la de San Pedro y San Miguel Arcángel.

 

 

En este primer cuerpo es donde se alberga el ostensorio de la reina Isabel, es decir la primitiva custodia que compro a la reina el cardenal Cisneros ya descrita anteriormente. Este cuerpo se cierra como ya he dicho por una bóveda, la bóveda es de crucería estrellada que sostienen los pilares fasciculados. Las bóvedas están enriquecidas de terceletes y nervios con rosetones y decorada por querubines de marfil que penden de esta y que sostienen campanillas. La bóveda presenta en la clave caprichosos zafiros y pedrerías.

El siguiente cuerpo se separa por una serie de arcos lobulados con cresterías y balaustradas rematadas de esculturillas de ángeles que penden de la base del segundo cuerpo con símbolos de la pasión. Este segundo cuerpo tiene forma como de una corona y presenta relieves de los cuatro evangelistas. En el interior bajo un arco exento guarda la figura policromada en bulto redondo de un cristo resucitado y está flanqueada por ángeles músicos.

En el tercer cuerpo sigue un orden similar al anterior con arcos lobulados, cresterías y cabezas de querubines que adornan la base, pero de menor tamaño que el cuerpo anterior. Acoge una figura flanqueada en su interior del niño Jesús bendiciendo desde allí arriba.

Por último el remate de la cubierta se ve con una forma piramidal en la cual pende de su interior una campanilla a modo de aviso de la llega del santísimo que repica al movimiento de andar. Y ya como colofón final se coloca la joya de esta obra, un ornamento del cual se alza una majestuosa cruz de plata dorada, sobre una peana recubierta de pedrerías y enriquecida de caprichosas perlas y esmeraldas.

Durante el siglo XVIII Luis de Borbón al igual que el cardenal Cisneros, no le parecía aun lo bastante grandiosa por lo que decidió construir una peana sobre la que descansaría el santísimo. Se compone de cuatro ángeles atlantes que sostienen la peana sobre la que se alza la custodia realizados en plata y bronce sobre dorado. Y de este modo la custodia se ve más realzada y vistosa visualmente.

Actualmente se guarda en la sala del Tesoro de la Catedral de Toledo.

Fuentes:
http://www.architoledo.org/Corpus/Custodia.htm
Santa Iglesia Catedral Primada Toledo. 2010-2017.
Museos, Obras

La arquitectura del Palacio del Viso del Marques

Por: Lara Galán Martínez

Nos encontramos ante un palacio que Don Álvaro de Bazán mando construir. Dicho personaje fue marqués de Santa Cruz, cuyo título fue concebido por Felipe II Capitán general de la Mar Océano. El palacio se edifico en una zona concreta por motivos estratégicos, ya que la zona del señorío del Campo de Calatrava se encontraba a media distancia entre los tres mares que rodean nuestra península.

Aunque en la época de construcción tenía unos fines concretos, en la actualidad sus fines han cambiado, teniendo ahora unas funciones principales este palacio. Las funciones antes nombradas de este palacio son la ubicación del Archivo General de la Marina ya que los herederos de este palacio cedieron el edificio a la Armada Española. El arrendamiento de este palacio se firmo durante 90 años renovables cada diez a partir del 1948. Ambas partes llegaron a un acuerdo que consistía en que cada año se pagaba el alquiler con una peseta, una cantidad simbólica ya que lo que ambas partes querían y se benefician una a la otra era en la conservación de dicho palacio.

Palacio del Marqués de Santa Cruz, Don Álvaro de Bazán, que fue Almirante de la Armada y artífice del éxito en la victoria de la Batalla de Lepanto que por su conducta hacia sus hombres Cervantes le llamó “padre de los soldados”. El Palacio sigue la tipología de los mejores palacios renacentistas italianos. Empezó a construirse en 1564 y se terminó en 1588 según los proyectos de Giovanni Castello “El Bergamasco” junto al que trabajaron Giovanni Bautista Olamosquín, arquitecto y escultor (desde 1571), Maese Domingo y Maese Alberto, maestros de obra y maestro mayor. Fue edificado junto al Camino Real, trayecto obligado desde la Corte hacia Andalucía. La singularidad se da en su interior con la profusión de 8000 m2 de pinturas al fresco decoradas en las bóvedas y en los paramentos de las galerías alta y baja. Las pinturas, de estilo manierista, realizadas íntegramente por maestros italianos, al igual que la obra de fábrica, yesería y carpintería. Su ubicación sorprende a primera vista. Hay que tener en cuenta que eran tierras de su dominio, heredadas de su padre, almirante y general de los Reyes Católicos que recibió por los servicios prestados, sin olvidar su inclinación por un locus amoenus, de descanso y retiro, conforme a las ideas humanistas de “comodidad” y “belleza”. En 1755, durante el terremoto de Lisboa, el edificio anteriormente fue abandonado y por el terremoto anteriormente mencionado se derrumbaron sus torres. Este edificio en la época de guerra civil tuvo muchos usos, como granero, almacén, iglesia o incluso cárcel. Este edificio, del que era propietario Don Álvaro de Bazán tiene una gran influencia de estilos italianos y por lo tanto de lo que sería su corte, por lo tanto este edificio tiene una gran semejanza con los palazzo clásicos italianos y tiene una estructura italiana junto con jardines y bosques.

ACCESO

Entrada al Palacio
Fuente: http://www.portalcultura.mde.es/cultural/museos/castillaLaMancha/multimedia/ACCESO_139.HTML

Tiene una planta cuadrada, compasión italiana clásica con entre plantas y tres pianos, entre los que destacan el piano de terra y el piano nobile, también cabe destacar de este edificio su gran portada monumental y un gran patio centrar en que alrededor se organizan unas habitaciones y una gran escalera monumental.

En el gran patio de este edificio está compuesto por arcadas de medio puntos en todos los lados y monumentales pilastras adosadas cuyos capiteles serian tanto dóricos como jónicos, donde los intradós de estas arcadas estarían decoradas con flores, puntas de diamantes o formas geométricas. Por lo que queda decir que este su estructura es muy sencilla donde para que adquiera mayor protagonismo las pinturas murales de la galería.

Para terminar con el análisis de este edificio solo nos quedaría analizar el exterior que se decoraría con ventanales germinados en las esquinas y en la puerta principal estaría remada con un arco de medio punto y monumentales columnas de orden dórico donde habría una gran base y un pedestal, que todo esto sustenta la cornisa en la que esta se apoya su gran balcón monumental y donde podemos encontrar el escudo de los Bazán.

 

Fuentes:
https://barcosmaryarte.wordpress.com/2014/01/18/palacio-de-el-viso-del-marques-i/
http://turismo.ayuntamientotorrenueva.es/UserFiles/rutas_culturales/ficheros/palacio-del-marques-de-santa-cruz.pdf
https://es.wikipedia.org/wiki/Palacio_del_Marqu%C3%A9s_de_Santa_Cruz_(Viso)
BATISTI, E. Renacimietno y Barroco. Madrid, 1990
CARLO ARGAN,G. Renacimiento y Barroco II. El arte italiano de Miguel Angel a Tíepolo, Madrid. 1999
Dubois, C.G. El manierismo. Hospitalet de Llobregat, 1990.
Museos, Obras

Palacio del Infantado

Por: Ruth Braojos Tordesillas

 

En el corazón de Guadalajara, el Palacio de los Duques del Infantado constituye el monumento más representativo de la capital alcarreña de Castilla La Mancha, declarado como Bien de Interés Cultural en el año 1914. Desde 1973 hasta la actualidad, el palacio es la sede del Museo Provincial de Guadalajara, el más antiguo de España.

A finales del siglo XV don Íñigo López de Mendoza, segundo duque del Infantado y marqués de Santillana, encarga la dirección de construir el Palacio del Infantado al arquitecto Juan Guas, quien idea y levanta, junto con la colaboración principal del escultor Egas Cueman – entre otros –, esta obra civil palaciega que se alza como la casa mayor del linaje de los Mendoza alcarreños.

Las obras del edificio se iniciaron c.1480 en el mismo lugar en el que se hallaba el antiguo palacio gótico de los duques. La nueva construcción del palacio estaría prácticamente terminada alrededor del 1500. Así pues, dentro del reinado de los Reyes Católicos, aliados éstos de los Mendoza, nace el nuevo Palacio del Infantado. En él se conjugan elementos característicos del gótico flamígero derivados del gusto de Juan Guas, con múltiples influencias decorativas de la tradición mudéjar; también se aprecian los añadidos renacentistas derivados de las corrientes artísticas italianas, implantados en el palacio a partir de 1570 por el quinto duque del Infantado y dirigidas por Acacio de Orejón.

De este modo el nuevo palacio se inserta en el llamado gótico isabelino y estilo plateresco, que yergue durante la fase de transición del gótico y la llegada del renacimiento a nuestro país, que tarda en aclimatarse. La razón del juego de influencias y estilos en el palacio se explica porque no por el hecho de que llegue la Edad Moderna, llega de golpe el Renacimiento, y con él, la aportación urgente de sus elementos característicos en la arquitectura y en otras artes.

 

La obra civil, por su planta cuadrangular con supremacía de la horizontalidad y su solidez visual, nos recuerda en cierto modo a una fortaleza militar. El Palacio del Infantado se edifica a base de sillares de piedra caliza de Tamajón, material que confiere a la construcción su aire de consistencia y su característico color anaranjado, pero que es empleado, sobre todo, en las zonas relevantes como la fachada principal, el patio o la galería del jardín. El tapial y ladrillo se reservan para muros de carga; se utiliza también la madera para el artesonado de algunas estancias; el hierro para la rejería; y la variada azulejería talaverana para zócalos y otros elementos del palacio, incluida en el s. XVI.

Fachada del Palacio:
Fuente: https://jordicarreno.wordpress.com/2010/11/18/palacio-del-infantado-de-guadalajara/

De la caja de muros destaca la fachada principal que presidía la antigua plaza de la ciudad. Desde su construcción ha sufrido múltiples modificaciones que han ido alterando su aspecto original, pero en esencia, hoy, se pueden apreciar los detalles mudéjares mezclados con estilemas góticos y los posteriores añadidos renacentistas. Guas descentró la portada a la derecha, entrada que, tras un pórtico, da paso al patio por uno de sus ángulos. La puerta, engalanada al estilo mudéjar, se flanquea por dos columnas cilíndricas y se remata con una cornisa de mocárabes y un gran escudo ducal, custodiado por dos salvajes que simbolizan la excelencia moral de aquellos linajes que sostienen. Llaman la atención las puntas de diamante que se reparten por toda la fachada en sebka, disposición que se interrumpía por ventanas decoradas con tracería gótica y que quedaron eliminadas en el s.XVI, añadiendo en su lugar balcones con frontones triangulares. La parte alta se corona por una galería corrida y abierta sobre un friso de mocárabes, en la que se dispusieron siete garitones estalactíticos. La reforma del s.XVI quitó también los pináculos góticos que en su día completaban la galería, e incluyó una puerta secundaria en la fachada.

Contrasta con la anterior, por su estética clásica, la fachada de la galería de Poniente, porticada en dos niveles y construida a fines del s. XV por Lorenzo de Trillo. La forman arcos de medio punto sobre columnas prismáticas con moldurados capiteles, aunque en sus paramentos tampoco faltan los detalles moriscos como las hiladas de pequeños arcos lobulados. Delante de la galería se extendía el llamado jardín mitológico.

El interior del palacio se articula en torno al rectangular Patio de los Leones, en el centro del edificio. En él se abren dos galerías superpuestas comunicadas por una escalera, reformada la original en el s.XVI. Ambas galerías muestran arcos mixtilíneos festoneados de influencia gótica flamígera. En el nivel inferior, las arcadas se sostienen por columnas dóricas carentes de decoración, incluidas en la reforma del s.XVI, momento también en el que se elevaba todo el nivel del patio. En el piso superior, por el contrario, se sujetan por columnas de fuste helicoidal repletas de motivos vegetales como cardinas, con presencia de pináculos con molduras y bolas que arrancan desde los capiteles.

La arquería del piso bajo se decora a base de leones enfrentados que escoltan un emblema del duque, la tolva del molino; mientras, en el nivel superior, que cuenta con una balaustrada de piedra, aparecen diversos seres mitológicos y fantásticos como los grifos, rodeados entre escudos nobiliarios, perlas, cardinas y la cartela bajo la rosca de los arcos que nos narra en latín las razones de su edificación.

Patio del Palacio:
Fuente: https://jordicarreno.wordpress.com/2010/11/18/palacio-del-infantado-de-guadalajara/

Alrededor del patio se disponen las estancias de la casona, tanto de uso familiar como representativo. Las más importantes se decoraron con frescos del artista florentino Rómulo Cincinato (intervino también en El Escorial), cuyo programa pictórico en el s.XVI se basó en la temática mitológica completada con motivos grutescos de tradición italiana. Muchas de las pinturas aún se conservan, rico testimonio del esplendor de la nobleza renacentista en España. También lo eran los artesonados que ocupaban los grandes salones –hoy reconstruidos-, como la techumbre mudéjar del Salón de Salvajes, decorado con escudos mendocinos. Todos los originales desaparecieron tras los bombardeos de 1936.

En 1878 el Palacio del Infantado fue vendido al Ejército y en 1936 quedó casi en ruina tras un bombardeo durante la Guerra Civil, restaurándose posteriormente entre 1961 y 1973.

Fuentes:

FRANCISCO LAYNA SERRANO. El Palacio del Infantado en Guadalajara. Ediciones aache. 2ª edición, 1997. Guadalajara.
http://www.guadalajara.es/es/Turismo/horarios-de-visita/Palacio-del-InfantadoAyuntamiento de Guadalajara.
http://www.patrimoniohistoricoclm.es/museo-de-guadalajara/Patrimonio Histórico de Castilla La Mancha.
http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/palacio-del-infantado-103464/visita/Palacio del Infantado.
http://www.herreracasado.com/1984/10/12/el-antiguo-colegio-de-huerfanos-de-la-guerra-en-guadalajara/Los Escritos de Herrera Casado. Artículos y comentarios sobre Guadalajara.

 

 

Museos, Obras

Las Pinturas Murales del Palacio del Viso del Marques

Por: Carolina García Abad

En este pequeño pueblo se encuentra un palacio que fue mandado construir por Don Álvaro de Bazán, en el año 1562. Este palacio se sitúa en un pueblo llamado ‘Viso del Marques’, en la provincia de Ciudad Real; fue construido para reflejar que era un punto entre los puertos de sus flotas en Cádiz, Lisboa y Cartagena. Es un palacio influido por el renacimiento italiano, ya que Don Álvaro estuvo en Italia durante un largo periodo, lo que influyó la construcción y decoración de este palacio. Aunque, sufrió algunos deterioros que posteriormente, la armada restauró, creando así el museo del Archivo General de la Marina, donde se encuentran archivos que abarcan desde 1784 hasta la Guerra Civil. Dentro de este museo naval que pertenece al s.XV, podemos encontrar todo tipo de objetos, cuadros y armas navales. Aunque nuestro objeto de estudio serán las pinturas que decoran este palacio renacentista.

Fachada del Palacio
Fuente: http://turismo.lacerca.com/noticias/rutas_de_don_quijote/ruta-don-quijote-n-3-20164-1.html

Todo su interior está decorado con pinturas al fresco que representan sobre todo temas mitológicos clásicos, aunque también podemos encontrar frescos sobre linajes, religión, caza…, pero en su mayoría representan batallas navales. Al entrar al palacio una de las pinturas que más nos llama la atención se encuentra en la bóveda, donde se representa la apoteosis de Don Álvaro. Las pinturas decoran las galerías de la planta baja y alta, al igual que las escaleras.

En la planta baja encontramos una decoración acentuada por batallas navales, están relacionada con la fama, algo totalmente identificativo con el Renacimiento. Pero para poder admirar toda la decoración interior debemos levantar la vista hacia el intradós de los vanos, donde se representan paisajes de distintas ciudades, dichas ciudades fueron pintadas por el pintor Cesar de Arbasia, algunas de las ciudades son bastante conocidas, como: Milán, Venecia, Roma…

Aunque estas no son las únicas ciudades representadas en la pintura, también podemos encontrar Burgos, Marsella, Paris o Constantinopla; todas estas fueron representadas por que pertenecían a alguno de los 4 países que llevaron a cabo un nuevo orden político.

Entorno al patio encontramos representación de distintas batallas navales, como por ejemplo, la Batalla naval de la conquista de Portugal. En este patio encontramos la escalera mencionada anteriormente y que está decorada por pinturas, sobre todo de temática religiosa y mitológica, esta escalera nos da acceso a la planta alta.

La planta alta tiene una decoración más austera, esta planta estaba dedicada a la nobleza, ya que era donde vivía la familia, en las paredes hay pinturas de las batallas en las que participó Don Álvaro, aludiendo así a todas las victorias que consiguió. En las habitaciones de esta plana también encontramos retratos de familiares, una de las salas más llamativas que representa este tema es la “Sala de Linajes”, aquí hay distintos retratos de los predecesores del marques.

Esta es una de las muchas salas que hay en esta planta, también podemos destacar la sala de “Saleta del Olimpo”, donde se representan a los dioses del Olimpo; la “Sala de las Cuatro Estaciones”, la cual está decorada por una pintura del Rapto de Proserpina; la “Sala del Honor del Palacio”, donde se representan trampantojos, creando la sensación de una habitación contigua; la “Sala de Argos”, donde Zeus es representado convirtiendo a Lo para evitar la ira de Hera; y por ultimo tenemos la “Sala de David”, donde se representan a unos personajes muy conocidos como son David y Goliat.

Interior del Palacio del Viso del Marqués
Fuente: http://www.portalcultura.mde.es/cultural/museos/castillaLaMancha/archivo_139.html

Llegados a este punto encontramos la sala más ornamental, esta es la capilla y el oratorio del palacio, sobre todo destaca por los materiales con los que fue construida, y con frescos en los que se representa a los ángeles, y partes de la Pasión, y algún que otro retrato de Santiago.

En definitiva, gran parte de las pinturas de este palacio pertenecen al final del s.XVI, son pinturas con un gran estudio iconográfico, algunos de los pintores fueron Cesar de Arbasia, los hermanos Peroli…, que realizaron los frescos donde se narran las hazañas realizadas por Don Álvaro, ya que el palacio fue mandado construir por él.

Siento esta edificación un pequeño ejemplo de la arquitectura y pintura renacentista, sobre todo un reflejo de los frescos realizados durante esta época, en los que se muestra la gran maestría de los pintores de este siglo influenciados por artistas italianos.

Gracias a la estancia de Don Álvaro en Italia hoy en día podemos visitar este majestuoso palacio donde poder admirar una obra de gran carácter renacentista.

Fuentes:
Fundació Museo Naval:
http://fundacionmuseonaval.com/museo-palacio-de-santa-cruz
Portal de Cultura de Defensa:
http://www.portalcultura.mde.es/cultural/museos/castillaLaMancha/archivo_139.HTML
Baraka Arqueóogos:
http://www.barakaarqueologos.es/el-palacio-manierista-del-marques-de-santa-cruz-en-el-viso-del-marques-ciudad-real