Artistas

Luis Marco Pérez

Por: Jorge Fernández Martínez

Se trata de un escultor imaginero, Nacido en Fuentelespino de Moya de la localidad de Cuenca en 1896, y fallece en el año 1983. Con doce años se traslada a valencia, su afán por las artes y su interés por la madera le viene desde niño tras ver a su padre trabajar en su taller de carpintero, por lo que obtiene una beca que le permite estudiar en Madrid, donde trabajó con grandes escultores. En los años de la guerra civil española fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Cuenca. También daría clases en Valencia, Madrid y Valladolid.

En 1922 gana la 3ª medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid con la obra “El alma de Castilla es el silencio en Cuenca”. Decide realizar un viaje visita Italia para estudiar a los clásicos y renacentistas. En 1924 presenta otras dos obras a la Exposición Nacional del Círculo de Bellas Artes de Madrid, el “Filosofo de Uclés” y el “Idilio Ibérico”. Con una influencia italiana por lo que recibe la 2ª medalla del certamen. En 1926 gana la 1ª medalla de la Exposición del Círculo de Bellas Artes de Madrid con su obra “El hombre de la Sierra”. En 1930 recibe el mayor galardón otorgado por el Círculo de Bellas Artes de Madrid a un artista, la Medalla de Oro por la obra “El pastor de las Huesas del Vasallo”

Tras ello se centro en trabajar en su tierra, por lo que realiza sus dos mayores obras para la semana santa de cuenca: la santa cena y un descendimiento que desaparecen en la guerra civil española.

Tras la guerra se traslada a Madrid donde establece su taller artesano de imagineria, donde apartir de los años 40, le encargan la reconstruccion de todos los pasos perdidos en la guerra entre los que se encuentran su santa cena y el descendimiento, además de realizar multiples obras a lo largo de su vida para ciudades de gran parte de España, Cuenca, Ciudad Real, Albacete, Madrid, Alicante, Valencia, y serán las mejores de su producción artística. Un dato curioso es que las anetriores a la guerra no las policromaba ya que no era de su gusto, decía que afirmaba encontrar la belleza en la madera virgen sin carnaciones y policromías, pero para los pasos de semana santa tubo que ceder por los encargos de las cofradías siendo todas ellas policromadas.

Luis Marco Pérez
Fuente: http://luismarcoperez.blogspot.com.es/

Las imágenes de los pasos procesionales de cuenca que hoy se conservan son: «La Virgen de las Angustias», «San Juan Evangelista», «Nuestro Padre Jesus Nazareno del Salvador», «Jesús entrando en Jerusalem», «San Juan Bautista», «Ecce-Homo de San Andres», «Jesús de Medinaceli», «Soledad del Puente», «Cristo de Paz y Caridad», «San Pedro», «Cristo de los Espejos», «El Descendimiento», «La exaltación», «Cristo Yacente», «La oración del Huerto de San Esteban», «El beso de Judas», «La Virgen de la Amargura con San Juan Apóstol», «Jesús Amarrado a la columna», «Jesus Caído y la Verónica»

la de Ciudad Real: Oración en el Huerto, Nuestro Padre Jesús Caído, Santísimo Cristo del Perdón y delas Aguas, Santo Descendimiento, Nuestra Señora de las Angustias y Nuestra Señora de la Soledad, Tarancón, Mota del Cuervo: Ntro. Padre Jesús Nazareno, Stmo. Cristo del Perdón, Stmo. Cristo de la Lanzada y Cristo Yacente, Elche La Flagelación, Madrid: “Cristo de Las Misericordias y El Perdón” y “Cristo Yacente.

Fuente:
http://luismarcoperez.blogspot.com.es/p/biografia.html
Artistas

Grupo El Paso

Por: Macarena Cerros López

El Paso, es un grupo de artistas fundado en febrero de 1957, justo antes del cambio en el equipo de ministros del régimen franquista. Los autores fundadores fueron Manuel Millares, Luis Feito, Antonio Saura, Juana Francés, Manuel Rivera, Pablo Serrano y Antonio Suárez; a los que se unen, un año después, Manuel Viola y Martín Chirino junto con José Ayllón y Manolo Conde – críticos de arte estos dos últimos–. De forma errónea y, con frecuencia, se ha vinculado al artista Lucio Muñoz debido a su sensibilidad afín a los rasgos del grupo.

París fue la ciudad donde nacieron las iniciativas del Informalismo en los artistas españoles orientados hacia la vanguardia, además del impacto que en ellos causaron las exposiciones, realizadas en España, entre los años 1955 y 1957, a manos de los principales representantes de la abstracción informalista internacional. Cada uno de los componentes de este grupo ya se habían iniciado en la vanguardia mediante la abstracción geométrica con matices caligráficos líricos. Se querían ubicar en los orígenes del arte, conduciendo sus obras hacia formas primitivas, valorando, además, la materia.

 

Grupo El Paso en la inauguración del Museo de las Casas Colgadas
Fuente: http://www.elalmeria.es/ocio/Exposicion-Paso-Maria-Anson-Roquetas_0_1116488820.html

Este hecho explica la aparición de un grupo radical, unido por las mismas ideas a pesar de que, cada uno de ellos, dirigía su arte de manera individual; y, gracias a esa unión, alcanzaron una expresividad desgarrada –nueva orientación dentro del Arte Otro–.

El grupo que estamos tratando, poseía un rasgo común con la Generación del 98: carácter madrileño siendo sus integrantes de diferentes puntos del país.

Fuentes:
TUDELILLA, Chus (2009): El paso a la moderna intensidad, Castilla – La Mancha. 538
ALCOLADO CARNICERO, Ana Isabel (2003): La izquierda y los grupos artísticos de 1957 en España, Departamento de Historia del Arte, Proyecto de Investigación. Director: Dr. D. Julián Díaz Sánchez.

 

Artistas

Antonio Saura

Por: Sandra Segovia García

Antonio Saura Atarés fue un pintor y escritor considerado uno de los mejores del siglo XX. Nació el 22 de septiembre de 1930 en Huesca y creció durante la Guerra Civil Española en Madrid, Valencia y Barcelona. Su carrera artística comienza de forma autodidacta, exponiendo sus primeras obras en Zaragoza en 1950. En 1954 se traslada a París donde prueba técnicas surrealistas y de abstracción. En 1958, un par de años después de volver a España, realiza los retratos de Brigitte Bardot. Sus obras serán influenciadas sobre todo por Velázquez y Goya. También llevará a cabo litografías y serigrafías. Deja unos años la pintura hasta 1979 prosiguiendo con sus obras gráficas y a papel. En 1977, un año antes de su muerte, será nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Castilla-La Mancha.

Antonio Saura
Fuente: http://www.auroravigil.com/es/saura/

Vivió en España durante la Guerra Civil Española y la Dictadura de Franco, por lo que el arte buscaba unas nuevas técnicas de expresión. Estos nuevos movimientos emergentes en su época se denominaban vanguardias, estas se aplicaron a todos los ámbitos, desde el arte hasta la política. El vanguardismo busca la libertad de expresión para tratar temas poco comunes. En el caso de la pintura de Antonio Saura rompe con las líneas, las formas, el espacio y los colores.

Saura comienza con la pintura surrealista, pero convierte en suya la abstracción expresiva. Esta, es una técnica espontánea con métodos creativos improvisados, con falta de estructura a la vez que ambigua; es decir, el artista lleva a cabo su creación de una manera impulsiva a través de los colores.

Antonio Saura utilizaba los colores negro y gris para reflejar su amargura y su descontento, sobre todo político y social. La gran mayoría de sus creaciones son una disección o reinterpretación de desnudos, crucifixiones y multitudes de sus principales influencias, Goya y Velázquez.

Una de estas obras es “El perro de Goya”, en el cual Saura consigue producir una cierta intranquilidad. En esta pintura solo localizamos la cabeza del perro, y dependiendo de la subjetividad del espectador esta se hunde o emerge. El autor pretendía con esta obra el espectador consiguiera conocer su soledad. En realidad, el perro no parece un perro sino un rostro deformado por manchas y borrones formando una cabeza monstruosa que llega a ser grotesca. El perro de Goya es la obra más representativa de Saura.

Otra de sus colecciones más conocidas son los “Retratos imaginarios”, sobre todo el de Brigitte Bardot. Con este cuadro comienza una de sus características más comunes, la ausencia de profundidad. La figura se alza como si de un tótem se tratase sobre un fondo homogéneo. Lo importante para Saura no es el parecido con el personaje real que está representando, sino la imagen mental que hemos imaginado.

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Saura
https://es.wikipedia.org/wiki/Vanguardismo
“Artelandia”: http://www.artelandia.com/es/artista/antonio-saura-biografia
“El País”: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/04/19/actualidad/1366385089_411057.html
“Con el arte en los talones”: http://conelarteenlostalones.blogspot.com.es/2014/01/el-perro-de-goya-por-saura.html
“Fundación Juan March”: http://www.march.es/arte/coleccion/ficha.aspx?p0=8&l=1

 

 

Obras

La segunda fachada de la Catedral de Cuenca

Por: Macarena Cerros López

La Catedral de Cuenca ha sufrido varios cambios hasta tener la apariencia que se puede disfrutar hoy en día. A continuación, hablaremos de su fachada –concretamente, la que poseía entre los siglos XVIII y XIX– y explicaremos los cambios que ha sufrido y sus razones.

En primer lugar, hay que saber que la primera fachada, o fachada primitiva, era de estilo gótico y fue terminada a mediados del siglo XIII; lo que es sabido gracias a la multitud de elementos que se aprovecharon de esta para la decoración de la fachada que le sucedió. También, se conoce gracias a que aparece su portada en un cuadro del pintor conquense Bartolomé Matarana.

En 1719 y por decisión del Cabildo de la Catedral, comenzaron los procedimientos para el cambio de la fachada, alegando que “no era muy prometedor el estado de la fachada” a pesar de sus restauraciones. En 1723 se produjo la demolición de la nueva fachada porque el año anterior se denunció que, la obra que se estaba llevando a cabo por Juan Pérez, estaba desplomada y fuera de nivel, lo que no aportaba garantías de solidez. Inmediatamente, se comenzó la nueva obra a manos de Luis de Arteaga (fue su obra más importante), teniendo prevista su finalización para finales de 1725 o principios de 1726, por lo que se trabajó intensamente durante 1723 y el año que le seguía. Pero, en julio de 1725, hubo un incendio por el que se quemó el capitel que había encima de la capilla de San Miguel. Debido a esto, no se ha podido determinar si –en ese momento– ya se había terminado la obra o si se trataba de uno de los capiteles que se pensaba respetar de la fachada anterior.

Cuadro de  Bartolomé Matarana
Fuente: http://photoinvestigacionchema.blogspot.com.es/2014_10_01_archive.html

 

Esta fachada responde al gusto barroco de la época y conserva la torre del Gallo y la torre de la Saeta –de la fachada primitiva– pero con sus capiteles empequeñecidos y achatados. La parte central estaba compuesta por dos cuerpos horizontales, culminados por un ático sobre el que se erigía una imagen en piedra de San Julián de carácter monumental. El segundo cuerpo se adornó con un gran rosetón bajo un arco de ojiva. El cuerpo bajo lo ocupaba la doble puerta de la entrada principal, que fue completada con un arco de medio punto y sus correspondientes arquivoltas. En el mainel de las puertas se colocaron una gran talla en piedra de la Virgen del Perdón y una imagen de

Cristo Resucitado. Encima de la cornisa de separación de los cuerpos había balcones corridos, ventanales formados por pilastras y arcos adintelados, hornacinas con sus santos bajo doseletes góticos, y una gran gama de pináculos en la terminación de la fachada y sobre su ático, principalmente.

Para concluir, hay que decir que, esta fachada estuvo en pie hasta 1910 puesto que, se solicitó su demolición con motivo de estado ruinoso un año después de haber declarado Monumento Nacional a la Catedral en 1902.

 

Fuentes:
BERMEJO DÍEZ, Jesús (1977): La Catedral de Cuenca. Ed. Triangle, Caja de Ahorros Provincial de Cuenca, Cuenca. 409 p.
http://www.elblogdecuencavila.com/?p=10757 – Blog personal de José Vicente Ávila,  periodista conquense (consulta 08/04/17)

 

Obras

Ayuntamiento de Cuenca

Por: Lara Galán Martínez

En la mitad del siglo XVI, el ayuntamiento estaba en muy mal estado, por lo que este se tuvo que apuntalar y hacer una gran remodelación que se llevó a cabo por el arquitecto Pedro de Alfiz, en este tiempo en el que la Casa Consistorial estuvo en obras, los regidores se reunían en la casa del Corregidor.

Aunque se llevaron a cabo estas obras, en 1595 que corresponderían con los últimos años del siglo XVI, se piensa en adquirir la casa del regidor Pedro Chico, que esta se encontraba en la entrada de la Plaza Mayor. Esta casa no era de gran tamaño por lo que se quedó pequeña y necesitan una ampliación que en 1676 se lleva a cabo comprando una de las casas que había al lado, dicha casa estaba en propiedad de la iglesia por lo que no hubo ningún problema a la hora de la adquisición, y fue vendida por 4.500 reales.

En los principios del siglo XVIII, la Casa Consistorial de Cuenca de nuevo se encontraba en mal estado y de nuevo se tuvo que trasladar tanto el archivo como las juntas a la casa del Corregidor. Pero en esta ocasión en edificio se encontraba verdaderamente en mal estado, por lo que se llegó a la conclusión de que debía ser derribada, ya que había un gran peligro de hundimiento, por lo que se llevó a su proceso cortando las calles colindantes. El nuevo ayuntamiento se decidió que se edificaría sobre el mismo solar en el que estaba situada la antigua Casa Consistorial, pero hasta 1760 no se empezó con las obras y se hicieron bajo el proyecto de Jaime Bort, aunque este ya en esta época había fallecido.

El proyecto que quería realizar este arquitecto era simétrico, algo que tanto por las características del terreno como por la topografía del casco antiguo de esta ciudad era muy complicado.   Este proyecto solo podría llevarse a cabo en la zona oeste de la Plaza Mayor, es decir, en lo que correspondería a enfrente de la Antigua Casa Consistorial. En 1760, se adquirió el solar en el que el proyecto se podría llevar a cabo y se le fue encargado a Lorenzo Santa María ya que este era un importante maestro de albañilería y cantería. En 1762 la obra queda concluida y terminada las obras de la Casa Consistorial de Cuenca.

Fachada del Ayuntamiento de Cuenca
Fuente: https://www.ayuntamiento.es/cuenca

En 1788 se decide hacer una ampliación de este edificio y se la fue encargada al arquitecto Mateo López, se quería hacer una ampliación para el archivo y el oratorio y llevarse a cabo a través de la compra de una de las casas anexas al edificio. Pero este proyecto no llegó a llevarse a cabo y se decidió que las obras que estaban ya empezadas se utilizasen para la sacristía y el guardarropa y el archivo se situase en la planta noble del edificio, por lo que el maestro Mateo López se volvió a encargar de esta obra.

Es uno de los elementos más representativos tanto del barroco como de la propia ciudad de Cuenca. Este edificio cuenta con una planta rectangular, además tiene dos cuerpo a ambos lados muy marcados, por esto muchas veces se le llama las Casas Consistoriales.   La fachada está dividida en tres plantas, donde a medida que se va subiendo de planta la altura de esta va decreciendo y además en cada planta podemos encontrar pilastras de distinto orden. En la primera planta podemos ver una arquería, con tres arcos de medio punto, que con esto lo que se da es paso entre la plaza mayor y la calle principal. Además entre los arcos podemos encontrar unas pilastras cajeadas que en esta planta el orden seria el toscano.   En la segunda parte de lo que formaría esta división encontramos en este caso pilastras de orden jónico. Esta planta coincidiría en el diseño del arquitecto con la planta noble en la que estaría situada la Sala del Ayuntamiento y sus oficinas. En este piso podemos encontramos gran decoración los tres vanos que se abren junto al balcón corrido que los une, además todos estos decorados con baquetones, también unos frontones curvos y rotos y pilastras cajeadas. En la tercera planta de esta división vemos que hay una duplicación en los vanos y con esto se consigue modificar el ritmo como de las proporciones de los elementos arquitectónicos que caracterizan esta Casa Consistorial. Es el piso de menor altura por ser el más alto y en la parte superior podemos encontrar un ático. El ático tiene una doble función, una de ellas sería compensar la altura entre la planta noble de este edificio y la planta superior a esto, haciendo con el ático que quede igualadas en altura.   Otra de las funciones que simple este ático es ocultar el tejado desde la Plaza Mayor, además en el centro de este ático encontramos un remate con un escudo y en la parte superior a modo de peineta podemos encontrar un León.

La fachada trasera da a la calle principal que correspondería con la calle Alfonso VIII, en esta fachada encontramos un composición con mayor sencillez y claridad, ya que es mucho más clásica que la fachada principal, no sólo da a la calle principal sino que da a tres calles y no hay ventanas en ambas plantas sino que estas sólo están en la parte superior, en la parte noble encontramos balcones. Otro elemento característicos son las puertas de entrada al edificio que estas se encuentran bajo los tres arcos por lo que se da entrada a la plaza, estas puertas son de estilo muy clásico y se dan una similitud con las de estilo francés.

En conclusión de este análisis una de las características más llamativas de este ayuntamiento es que hace de cierre a la Plaza Mayor, teniendo un único acceso por sus tres arcos de medio punto. Como bien he dicho a lo largo del análisis es te estilo barroco y creada por Jaime Bort y construida en la época de Carlos III. Encima de la llamativa arcada de la parte inferior, encontramos dos cuerpos de estilo rococó. En la actualidad esta Casa Consistorial se encuadra perfectamente en la tradición como en la luz y lo colorista de las casas adyacentes.

Fuentes:
http://www.clm24.es/media/clm24/images/2013/05/29/2013052912430448492.jpg (consulta 28/03/2017
https://es.wikipedia.org/wiki/Casa_consistorial_de_Cuenca (consulta 28/03/2017)
CABRERA JIMÉNEZ, J. PEÑAS SERRANO, P. FERNÁNDEZ BALBUENA, I. (2001), Historia de Arte en Castilla La Mancha. Ed. Bremen . Toledo. España.
Obras

Altar Mayor de la Catedral de Cuenca

Por: Macarena Cerros López

La Capilla Mayor sufrió tres grandes transformaciones antes de quedar en el estado en que se encuentra actualmente. Existen pocos datos sobre la estructura que poseía inicialmente la Capilla pero se sabe que, en la primera gran transformación, en torno a la segunda mitad del siglo XV, se realizó la doble girola; en la segunda gran transformación, a finales del siglo XVI, se coloca el Coro en el centro de la Catedral, extrayéndolo del Altar, donde se encontraba desde sus inicios. En la última gran transformación del siglo XVIII, se trasladó el retablo al Convento de San Pablo porque se pensaba construir uno nuevo: el que se puede apreciar hoy en día junto con el resto de transformaciones.

La obra se puso en manos del Maestro de las obras del rey: don Ventura Rodríguez, que envió cuatro dibujos en los que se detallaba el proceso de obra (planta de la Capilla, elevación del Altar Mayor con la ornamentación del Presbiterio, elevación de la Capilla y el Altar de San Julián, y un perfil del costado de las obras.

No hay constancia de la fecha exacta en la que se iniciaron las obras del Altar Mayor, pero por los datos anteriores se cree que fue en torno a 1754.

La Capilla se compone de una armónica combinación de arquitectura gótica del siglo XIII, arcos laterales del siglo XV, reja plateresca del siglo XVI, y el resto de elementos del neoclásico del siglo XVIII. El retablo, diseñado por don Ventura, posee gran monumentalidad y está fabricado en mármoles procedentes de canteras de la provincia de la Catedral.

El Altar Mayor consta de un cuerpo principal formado por cuatro grandes columnas de orden corintio, con basas, capiteles, y otros adornos de bronce sobredorado, ejecutados por los artistas Pedro Martinengo, Pedro Lázaro y Pedro Berda.

Altar Mayor de la Catedral de Cuenca
Fuente: http://cvc.cervantes.es/artes/ciudades_patrimonio/cuenca/paseo/acc-catedral.htm

También consta de un ático, construido con la misma clase de mármol que el cuerpo principal, con carácter monumental y severo que se corresponde con el resto de la obra del Altar.

Según las imposiciones de don Ventura, en la Capilla debían aparecer las siguientes esculturas: una imagen de la Natividad de Nuestra Señora; dos estatuas de cuerpo entero de San Joaquín y Santa Ana, de gran monumentalidad; dos ángeles en forma de adorar sobre las volutas o frontis; y dos ángeles sobre el segundo cuerpo que sostengan el jarrón o remate.

Todo esto, se lleva a cabo a la perfección hasta el más mínimo detalle. La medalla central donde se halla la Natividad, está trabajada en alto relieve. Todo está realizado en Génova por el artista italiano Bociardi, y su material es mármol blanco de Carraca con transparencias de alabastro.

Como complemento a la decoración de la Capilla Mayor, las cuatro medallas de estuco situadas dos a cada lado, representan escenas de la vida de la Virgen. Otros cuatro medallones encima de los anteriores, representan a los cuatro evangelistas. Estos estucos, diseñados una vez más por don Ventura Rodríguez, son ejecutados por

Pedro Ravaglio y Juan Bautista Cremona. Las dos rejas laterales que cierran los arcos del Presbiterio, se realizaron durante el pontificado de don José Flórez Osorio, y fueron trabajadas por don Rafael Améznaen 1740. Tienen monumentalidad y gracia dentro del barroco con algo de tendencia rococó.

Monumentalidad y belleza son los atributos que más caracterizan a la reja central. En ella, el hierro parece haberse convertido en cera para aportar la elegancia sutil de sus cenefas caladas y la gracia alada de su crestería; todo trabajado a doble haz para que se pueda ver por ambos lados. Combina el estilo gótico con el plateresco al que evolucionó su autor, el Maestro Juan Francés. Esto la convierte en una de las obras más preciosistas y esplendorosas del plateresco español.

Consta de dos cuerpos transversales más la bella y monumental crestería con la que se corona. Se considera que está dividida en tres secciones verticales separadas por pilastras de ornamentación y capiteles renacentistas, entre las que se reparten los 56 barrotes retorcidos que la componen. Finalmente, mencionar que bajo el pavimento de esta Capilla, se hallan dos enterramientos con los cuerpos de diversos obispos.

 

Fuentes:
BERMEJO DÍEZ, JESÚS: La Catedral de Cuenca. Barcelona: Caja de Ahorros Provincial de Cuenca, 1976.