Museos

Museo Comarcal de Daimiel

Por: Jorge Martínez Fernández

 

El museo comarcal de Daimiel pretende recoger y exponer las piezas relacionadas con la localidad de Daimiel. Este museo expone el patrimonio material e inmaterial y está adaptada a la 22ª Conferencia general del ICOM. El museo abrió por primera vez en el año 2001 y desde entonces varia sus exposiciones y las ha ido ampliando. Este museo transmite la información de la historia y las tradiciones desde la edad del bronce a la actualidad. Su intención además de dar a conocer la ciudad a los visitantes, también aspira a involucrar a los propios habitantes con múltiples actividades.

Sala Carranza en el Museo Comarcal de Daimiel
Fuente: http://www.museocomarcaldaimiel.es/

 

Instalaciones del Museo

Se trata de un edificio rehabilitado en el año 2006 de arquitectura popular de uso residencial y agrícola. Consta de un patio central con columnas metálicas donde se desarrollaba el uso residencial y un corral que da acceso a un pajar que se correspondía con el uso agrícola y hoy es un aula didáctica.

Plantas y temáticas

El edificio consta de tres plantas el semisótano, baja y alta, que se organizan de manera cronológica y abarca historia, tecnología, territorio e ideas y creencias. Tiene unas salas permanentes para tres ilustres de Daimiel: el arquitecto Miguel Fisac, el coleccionista Vicente Carranza y el pintor Juan D´Opazo.

Además cuenta con una sala de audiovisuales para recreaciones y proyecciones de imágenes para 25 personas. Tiene un patio interior y exterior en el que realiza en verano actividades de conciertos y proyecciones y el aula didáctica del antiguo pajar.

La colección del museo consta de piezas de más de 4000 años hasta el siglo XX entre ellas se encuentran colecciones de cerámica, maquetas etc. recogidos de la zona y que ayudan a conocer la historia de Daimiel y el patrimonio conservado.

Recorrido

Comienza en el semisótano con una vista donde cuenta el paisaje de las tablas hace más de 5000 años. Continúa con la explicación de los asentamientos de las motillas y los poblados en altura. Mas a delante piezas de cerámicas de la edad del bronce y de la época ibera con ilustraciones de cómo eran los enterramientos. Ideas de otras piezas de yacimientos romanos.

En la planta baja nos encontramos con la colección más importante de cerámica de España, la colección Carranza ya que es de gran calidad. También se encuentra la sala dedicada a Juan D´opazo, en la que se exponen sus pinturas y dibujos, durante la década de los años 20.

En la planta alta se encuentran desde la época moderna hasta el siglo XX parte de los restos de una vivienda del renacimiento conocidas como casillas, y la recreación de un ejemplo. Herramientas de la mecanización del campo etc… la sala dedicada a miguel Fisac arquitecto ilustre de Daimiel y la colección de 25 obras en papel del pintor Ramón Cascado.

Fuente:
http://www.museocomarcaldaimiel.es
Anuncios
Artistas

Miguel Fisac

Por: María Santos Parra

Para Miguel Fisac, la arquitectura es como “un trozo de aire humanizado”, en el cual se tiene como determinante el ambiente y paisaje en el que se crea un edificio. El desarrollo de la vida de estas construcciones no depende del avance tecnológico del momento en el que se edifiquen, sino en el instante que se origina un concepto espacial que pervive intacto en el tiempo y constituye la esencia del Hombre.

Fisac fue un arquitecto manchego nacido en 1913 en la localidad manchega de Daimiel, estudiando en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid y siéndole otorgado el premio de la Real Academia de San Fernando. Ganó varios concursos de los que podemos destacar el primer premio en el concurso del C.O.A.M. para viviendas mínimas o la Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Arte Sacro de Viena en 1954.

Miguel Fisac
Fuente: http://www.laopiniondezamora.es/benavente/2011/07/21/iglesia-bic-fisac/533291.html

Su visión del arte se centra en el subjetivismo y la capacidad de expresión de sentimientos en la obra de arte. Esta fórmula se produce con reflejo de la belleza en las construcciones ligada a la abstracción del espectador. Por lo tanto, a modo de deleite estético, la obra queda aislada frente a la persona y se realiza una interacción entre ambos. Esto se debe a la importancia que se otorga a la función del edificio, siendo necesario conocer las relaciones del hombre con el mundo que rodea. Se produce una fusión entre lo bello y lo útil, siendo aquello que intenta producir Fisac en sus obras. Este dota a los nuevos materiales de un nuevo valor debido a las numerosas oportunidades que conceden a la hora de elaborar una obra. Sin embargo, también utiliza materiales que son una clara influencia de la arquitectura popular regional.

Relaciona el lugar, la técnica y funcionalidad, dando una profunda concepción del mundo que une la existencia del hombre con su entorno. Y esta idea de perpetuidad la consiguió con el uso del hormigón, con el que logró grandes soluciones arquitectónicas, que junto a la tradición y novedad adecuará la arquitectura a las nuevas necesidades humanas.

Este arquitecto opinaba que al conectar al hombre con su ambiente y generar la arquitectura, se inclina al ser humano a reflexionar sobre su propia esencia y en general, sobre lo sobrenatural. Será conforme a esta creencia como creará otros espacios, aquellos espacios sagrados que se distinguirán del resto al ejercer “un efecto sensorial de lo Otro”. De esta manera, Fisac creará obras de carácter trascendental que reflejen los auténticos valores cristianos mezclados con la actualidad, como en el caso de “El Teologado de San Pedro Mártir” para los P.P. Dominicos en Alcobendas (Madrid), donde la iglesia no se encuentra en el centro del conjunto, dando una composición abierta y siendo el foco principal del contenido religioso. La estructura se forma con la disposición de diferentes pabellones y pasillos acristalados comunicados por medio de espacios abiertos y jardines, apareciendo la importancia que el artista concede a la naturaleza. El material principal es el ladrillo, habiendo alguna interacción de hormigón en el muro exterior circular que cierra la iglesia, en galerías y parte de los claustros.

En cuanto a la arquitectura civil podemos destacar los “Laboratorios Jorba” (1965), famosos por su torre denominada La Pagoda, demolida en 1999, proyectado en un principio como una de torre de oficinas. El edificio posee un cuerpo horizontal, formado por vigas huecas dobles y de marquesinas y elementos curvos que hacen que la atención sea captada por la torre.

De esta forma, Fisac juega con elementos naturales como la luz y el ambiente, surgiendo de aquí un código propio que genera grandes ejemplos de arquitectura contemporánea. En estas obras se produce una pura humanización del espacio arquitectónico que asocia el paisaje con la sensibilidad del hombre.

Fuentes:
FISAC, M.: Mi estética es mi ética, Museo Provincial, Ciudad Real, 1982.
FULLAONDO, D.: Miguel Fisac, Dirección General de Bellas Artes, Madrid, 1972.
MORALES SARO, M.C.: La arquitectura de Miguel Fisac, Colegio de Arquitectos, Ciudad Real, 1979. http://timberplan.es/obras-imprescindibles-de-miguel-fisac-el-arquitecto-del-hormigon. (Consulta 23/04/17)