Museos

Museo Provincial de Ciudad Real

Por: Carolina García Abad

Aun en el siglo XX, en una ciudad como es Ciudad Real, no había un museo, por lo que se realizó el museo provincial de Ciudad Real. Fue inaugurado en 1982, con distintos ámbitos, cada uno dedicado a una rama: Arqueología, Bellas Artes, y Artes y Costumbres Populares.

Este edifico fue realizado por Carlos Luca de Tena y Alvear, su construcción termino en 1978 aunque en el año 1995 fue reconstruido. Lo podemos localizar en uno de los lugares más importantes para cualquier persona interesada por la cultura o la historia, ya que se toda de otros edificios como la casa de la cultura o por la catedral.

Mientras, en el exterior es un edificio austero, con casi total ausencia de ventanas y decoración, en el interior encontramos un espacio totalmente amplio y muy luminoso. Consta de cinco plantas, en las primeras cuatro encontramos exposiciones tanto temporales como permanente, mientras en la quinta planta encontramos la biblioteca y distintos laboratorios.

 

Museo Provincial de Ciudad Real
Fuente: http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/ZA46CC553-ABCC-B519-D274F611DC3412DC/20131101/nuevo/colectivo/busca/amigos/museo/provincial/merced

En el sótano encontramos una exposición exclusivamente dedicada a la prehistoria, según vemos los distintos objetos o restos hallados en yacimientos arqueológicos, hay paneles en los que se nos proporciona información sobre lo que estamos viendo. Esta exposición, llamada Hace tres Millones de Años, procede del yacimiento arqueológico de las Higueras, en Alcolea de Calatrava, Ciudad Real, aunque también podemos encontrar ejemplos de la fauna y paisaje que había en el Campo de Calatrava hace tres millones de años, algunos de los utensilios que podemos encontrar son: objetos cerámicos, puntas de flecha…Junto a estos electos encontramos una pequeña exhibición de la pintura rupestre realizada en Almadén, Chillón o Fuencaliente, estas pinturas pertenecen al Bronce Final y a la edad de Hierro.

Mientras, en la planta baja encontramos una exposición que nos lleva a los distintos lugares de Ciudad Real donde se encontraron restos de antepasados que usaban materiales tan básicos hoy en día como la piedra, el hueso o la madera. Aquí podemos ver esa evolución que va desde la creación del fuego hasta la práctica de la agricultura o la ganadería. En esta evolución podemos encontrar la referencia de la llegada de algunos pueblos orientales cautivados por la riqueza metalúrgica que había en el lugar, al igual que la llegada de los romanos, quieren es asentaron sus bases culturales, sociales y constructivas.

Respecto a sus fórmulas constructivas, es esta sala podemos ver los distintos materiales que utilizaron, y que abarcan desde la época ibera hasta la medieval. Estos materiales fueron sacados de distintos yacimientos, en el caso de las piezas iberas se encontraron en el Cerro de Alarcos en Ciudad Real, de Almadenejos e incluso del Cerro de la Encantada en Valdepeñas. También algunas porciones de cerámica encontrada en Puertollano, Porzuna… Mientras de la época medieval, tenemos referencia de los Castillos de Calatrava a Vieja y la Nueva.

Pero no debemos pararnos en esta planta ya que como hemos dicho, consta de varias plantas y cada una muestra una temática distinta. Por lo que en, la primera planta, encontramos toda una sala dedica a la naturaleza, podemos encontrar desde un esqueleto de un mastodonte hasta una pequeña colección de minerales. Estos fósiles que encontramos tienen más de 200.000 millones de años, y que pertenecen a un periodo no muy conocido, denominado Carbonífero. También hay piezas provenientes de las minas de Almadén y de Puertollano, de mercurio y carbón respectivamente.

Y, para finalizar en la segunda planta, hay toda una exposición, basada en mostrar exhibiciones periódicas; mientras, en la tercera y última planta, se encuentra una sala donde hay una gran referencia bibliográfica de este museo como también algún que otro taller de restauración y dibujo.

Gracias a que este museo consta de una gran cantidad de salas puede abordar distintos temas como hemos visto en lo expuesto anteriormente, por lo que acoge a todo tipo de público sea cual sea sus preferencias artísticas o históricas, mostrando así gran cantidad de referencias históricas que nos introducen en la época tan lejana de nuestros antepasados y que nos permite viajar atrás en el tiempo y ver cómo tanto la naturaleza como el hombre ha ido evolucionando hasta nuestros días.

Fuentes:
Museo Provincial de Ciudad Real http://www.ciudad-real.es/turismo/provincial.php
Museo Provincial http://www.ciudadreal.es/turismo/museos/museo-provincial.HTML

 

Anuncios
Museos

Museo Casa de Dulcinea del Toboso

Por: María Santos Parra

Este museo se encuentra en la localidad manchega de El Toboso, en la calle Quijote, número 1. Corresponde a un edificio original del siglo XVI, perteneciente a los Martínez Zarco Morales, familia ilustre durante esa época y de los cuales se conservan los escudos en la fachada. Durante la época cervantina en ella residían Don Esteban y Doña Ana, en quien está inspirado el personaje de Dulcinea del Toboso.

El edificio posee la estructura general de una casa manchega que se dispone en distintos patios, corrales, molino, bodega, etc. Ha sufrido distintas intervenciones con el paso de los años, pero aún se distingue su estructura original. Como ejemplo de casa de familia hidalga se construyó con mampostería, tapial y ladrillo, donde destaca la portada principal de sillería y una torre que da nombre a la casa como la “Casa de la Torrecilla.

Las distintas dependencias se disponen gracias a la introducción de un zaguán que organiza las distintas zonas de servicios como en el caso de la cocina y varios corrales. Podemos encontrar además una prensa para la uva, un palomar, una almazara y un molino de aceite. La zona residencial de una familia acomodada se organizaba de manera similar a las urbanas, siendo su ajuar más sosegado debido a la importancia de las reliquias familiares que atestiguaban su linaje. La casa estaba formada por varias estancias llamadas cuadras, propias de las casas con más dinero, mientras que en las viviendas más humildes había una única sala. Para preservar la intimidad los dormitorios se encontraban en la zona más retirada de la casa, aunque en caso de que se tratase de una familia rica, maridos y mujeres tenían una habitación por separado.

Casa-Museo Dulcinea del Toboso
Fuente: http://www.españaescultura.es/es/museos/toledo/museo-casa_de_dulcinea_del_toboso.html

Las mujeres eran las encargadas de las tareas domésticas con alguna que otra excepción, mientras que el hombre se hacía cargo de la administración de la hacienda, además de desempeñar un papel militar.

En cuanto a la disposición de las diferentes estancias, encontramos en la parte inferior la zona de la cocina, donde se reunían todos los miembros que trabajaban en la vivienda y donde se realizaba la vida diaria. Además, encontramos la almazara, donde se desempeñaban varios procesos para obtener el aceite, siendo utilizado para freír, condimentar o conservar comida, para la elaboración de perfumes o aceites, etc.

En la parte superior aparece la sala principal, cuyos muros estaban decorados con estampas y pinturas de temas religiosos o mitológicos y retratos, formula muy típica de la España de la época. La disposición del mobiliario refleja la jerarquización de la casa mediante un lugar central en el que se sentaba el señor de casa, rodeado de asientos más simples para el resto de miembros del hogar. En esta zona se distribuyen los espacios privados, donde se localizan las alcobas de Don Esteban y Doña Ana. Estas son ocupadas por varios baúles, arcones o armarios en los que se guardaban los artículos personales de ambos con gran valor familiar. La primera de ellas se acerca más a la sala principal, compuesta por una cama, en ocasiones un escritorio y sillas y como hemos dicho anteriormente, se colocaban elementos en los que guardar los objetos personales del dueño de lacasa. La segunda, se dispone de la misma manera que la anterior, sin embargo; aparece el añadido de una tarima donde las mujeres se sentaban para realizar labores de costura, tocaban instrumentos o algún que otro hábito popular en la época.

Es así como esta casa nos sirve para conocer las costumbres y vida de las familias ricas manchegas durante el Renacimiento español que, unido a las descripciones realizadas en el Quijote, suponen una fuente principal para conocer el desarrollo y los intereses de la sociedad de este momento histórico.

Fuentes:
Patrimonio Histórico de Castilla- La Mancha. Museo- Casa dulcinea del Toboso: http://www.patrimoniohistoricoclm.es/museo-casa-de-dulcinea-del-toboso/
Turismoencastillalamancha.es: www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-casa-de-dulcinea-del-toboso-2561/visita

 

Museos

Museo Catedralicio de Toledo

Por: Adrián Blanco Gómez.

El Museo Tesoro Catedralicio se encuentra en la Santa Iglesia Catedral Primada de la ciudad de Toledo. La iglesia, además de cumplir las funciones características como edificio religioso, también posee varias estancias consideradas museos de forma independiente, las cuales podemos clasificar en: Sacristía, Tesoro, Sala Capitular, Coro, Transparente y Custodia de Arfe.

La Sacristía es la estancia más conocida de todas. Fue construida por el arquitecto y escultor español Nicolás de Vergara el Mozo en el siglo XVI y alberga algunas de las obras más representativas de la iglesia: una de ellas es el fresco de la representación del Descendimiento de la Virgen, está pintada en la bóveda y el autor es Lucas Jordán, que se autorretrata en el fresco; otra es la famosa pintura “El Expolio” del pintor El Greco, un pedido del Cabildo de la iglesia y que se realizó en 1587. A finales del siglo XVIII a la obra se le puso un marco de ricos materiales como el mármol o el bronce, y sirvió como sustituto del marco que había hecho el propio Greco, del que solo queda un conjunto escultórico. En la Sacristía pueden verse obras de algunos de los pintores europeos más importantes de la Historia del Arte, como pueden ser Goya, Caravaggio, Tiziano o Van Dick. Pegada a la misma Sacristía está la llamada Sacristía Arzobispal, que alberga más pinturas de otros artistas como José de Ribera o Jacopo Bassano. La Sacristía Arzobispal tiene enfrente suya dos habitaciones en donde se guardan vestidos para la liturgia hechos alrededor de los siglos XV y XVII.

La estancia el Tesoro se encuentra justo debajo de la torre y se habilitó a principios del siglo XX por temas de protección durante la etapa del cardenal Sancha como dirigente arzobispal. En esta estancia se cobijan las creaciones de orfebrería que se guardaban en armarios. Encima de estos armarios están las pinturas con las que se terminarían elaborando los tapices en la Fábrica de Santa Bárbara en el siglo XVIII. La principal atracción de esta sala es la Custodia Procesional, una obra escultórica realizada por el artista Enrique de Arfe en el siglo XVI a petición del Cardenal Cisneros. La obra está realizada en oro, y se piensa que ese oro llegó procedente de América. La Custodia está hecha en tres partes y su altura es de 2,50 metros de altura, tiene un total de 5.600 piezas y posee 250 pequeñas estatuas de plata dorada.

La Sala Capitular desde una reforma se encuentra dividida en dos partes, una la misma sala capitular y otra que se llama la antesala capitular. En la sala encontramos desde pinturas de Cristo y la Virgen hasta un artesonado hecho con oro. Las pinturas son obra del pintor Juan de Borgoña y el artesonado fue diseñado por Diego López de Arenas; la antesala tiene una decoración con influencias del gótico y del árabe mudéjar y en ella se pueden ver pinturas en los muros al igual que en la anterior sala y con unos decorados inspirados en temas de vegetación, ejecutados por artistas como Luis Medina o Diego López. En la antesala se encuentra también una gran portada hecha por el escultor Copín de Holanda.

Museo de la Catedral de Toledo
Fuente: http://www.turismocastillalamancha.es/patrimonio/museo-catedralicio-8161/visita/

El Coro se divide en sillería alta y baja. La sillería alta fue creada por Alonso Berruguete y Felipe Bigarny, ocupándose cada uno de un lado de esta. Por otro lado, de la sillería baja podemos nombrar a Rodrigo Alemán como la persona que la hizo. A cada lado del coro el anteriormente mencionado Nicolás de Vergara el Viejo se ocupó de confeccionar una pareja de atriles en el siglo XVII. Una estatua de la Virgen Blanca destaca en el altar. Hablando ahora de otra estancia, la del Transparente, podemos decir que se encuentra detrás del altar mayor y que en el pasado gozó de un gran reconocimiento como obra del Barroco. El Transparente posee un retablo con una pintura de una ventana oval que da luz al Sagrario, que está rodeada por varias figuras de ángeles, y en la parte de la bóveda está pintada la Gloria. Toda la obra la hizo Narciso Tomé en el siglo XVIII.

La Custodia de Arfe recibe su nombre por el escultor y orfebre Enrique de Arfe, que hizo la obra en el siglo XVII. La obra mide un poco más de 3 metros de altura y el material principal con el que está realizada es la plata dorada. Está dividida en varias partes: el basamento, en el cual podemos disfrutar del friso en donde se representan varias figuras, como por ejemplo la de El prendimiento de Jesús, Cristo Azotado o Jesús camino del Calvario. El basamento hace soporte sobre el que se erigen seis columnas con ornamentación de varios elementos plateados. Las seis columnas quedan unidas gracias a dos arcos a seis contrafuertes. Los arcos están a distinta altura, teniendo el de abajo decoración de varias figuras de santos, como San Pedro o San Juan Evangelista, y el de arriba cuenta con tornapuntas con adornos de hojas. A los arcos se les remata con pequeñas estatuas de más santos, por ejemplo la de San Cristóbal o la de San Jorge.

Fuente:
Catedralprimada.es. http://www.catedralprimada.es/museos_informacion/, 26-02-2017/02-03-2017.

 

Museos

Museo Comarcal de Daimiel

Por: Jorge Martínez Fernández

 

El museo comarcal de Daimiel pretende recoger y exponer las piezas relacionadas con la localidad de Daimiel. Este museo expone el patrimonio material e inmaterial y está adaptada a la 22ª Conferencia general del ICOM. El museo abrió por primera vez en el año 2001 y desde entonces varia sus exposiciones y las ha ido ampliando. Este museo transmite la información de la historia y las tradiciones desde la edad del bronce a la actualidad. Su intención además de dar a conocer la ciudad a los visitantes, también aspira a involucrar a los propios habitantes con múltiples actividades.

Sala Carranza en el Museo Comarcal de Daimiel
Fuente: http://www.museocomarcaldaimiel.es/

 

Instalaciones del Museo

Se trata de un edificio rehabilitado en el año 2006 de arquitectura popular de uso residencial y agrícola. Consta de un patio central con columnas metálicas donde se desarrollaba el uso residencial y un corral que da acceso a un pajar que se correspondía con el uso agrícola y hoy es un aula didáctica.

Plantas y temáticas

El edificio consta de tres plantas el semisótano, baja y alta, que se organizan de manera cronológica y abarca historia, tecnología, territorio e ideas y creencias. Tiene unas salas permanentes para tres ilustres de Daimiel: el arquitecto Miguel Fisac, el coleccionista Vicente Carranza y el pintor Juan D´Opazo.

Además cuenta con una sala de audiovisuales para recreaciones y proyecciones de imágenes para 25 personas. Tiene un patio interior y exterior en el que realiza en verano actividades de conciertos y proyecciones y el aula didáctica del antiguo pajar.

La colección del museo consta de piezas de más de 4000 años hasta el siglo XX entre ellas se encuentran colecciones de cerámica, maquetas etc. recogidos de la zona y que ayudan a conocer la historia de Daimiel y el patrimonio conservado.

Recorrido

Comienza en el semisótano con una vista donde cuenta el paisaje de las tablas hace más de 5000 años. Continúa con la explicación de los asentamientos de las motillas y los poblados en altura. Mas a delante piezas de cerámicas de la edad del bronce y de la época ibera con ilustraciones de cómo eran los enterramientos. Ideas de otras piezas de yacimientos romanos.

En la planta baja nos encontramos con la colección más importante de cerámica de España, la colección Carranza ya que es de gran calidad. También se encuentra la sala dedicada a Juan D´opazo, en la que se exponen sus pinturas y dibujos, durante la década de los años 20.

En la planta alta se encuentran desde la época moderna hasta el siglo XX parte de los restos de una vivienda del renacimiento conocidas como casillas, y la recreación de un ejemplo. Herramientas de la mecanización del campo etc… la sala dedicada a miguel Fisac arquitecto ilustre de Daimiel y la colección de 25 obras en papel del pintor Ramón Cascado.

Fuente:
http://www.museocomarcaldaimiel.es
Museos

Museos de Atienza

Por: Jaime Zarca Díaz del Campo

En la provincia de Guadalajara, Atienza, podemos encontrar tres Iglesias convertidas en museos de gran importancia para la comunidad de Castilla La Mancha. Estas tres Iglesias museos, son la Iglesia Museo de San Gil, la Iglesia Museo San Bartolomé y la Iglesia Museo Santísima Trinidad.

En cuanto a la Iglesia Museo de San Gil, podemos decir que es de origen medieval y románico y alberga el Museo de Arte Religioso de Atienza. Podemos ver pinturas, esculturas, orfebrería y otros elementos como pueden ser libros y documentos antiguos. En cuanto a la pintura, podemos ver cuatro tablas de Berruguete, una colección de retratos de los apóstoles, una natividad, dos Ecce-Homos y multitud de composiciones más pero hay dos piezas que destacan de toda la colección, que son la Anunciación y la Epifanía de Matías Jimeno. En el ámbito escultórico, tenemos un retablo de la Virgen del Pilar y en la pila bautismal, una talla de origen románico. También podemos ver escultura de madera policromada como por ejemplo un Cristo Yacente del s. XVI en el presbiterio. Una de las piezas más interesantes es una hornacina con un borde de arte mudéjar que en su interior guarda una Inmaculada tallada, este elemento se encontró en uno de los muros de la Iglesia. Además, hay Cristos góticos, un Crucificado barroco, dos Cristos de altar en tamaño pequeño, un San Sebastián de arte barroco, una Trinidad del s. XVI, un Cristo en majestad, una Sagrada Cena, una escultura de San Gil y por último, como pieza impecable del Museo, encontramos una Virgen del Rosario policromada. En el apartado de la orfebrería, observamos numerosos elementos como una Cruz Procesional de San Juan. También hay un Cristo de marfil, bandejas, vinajeras, cálices, navetas e incensarios. Otros de los elementos que hay en el museo son libros antiguos y documentos reales. Por último podríamos destacar una pequeña colección de piezas arqueológicas y paleontológicas.

Iglesia Museo de San Gil
Fuente: http://www.spain.info/es/que-quieres/arte/museos/guadalajara/museo_de_arte_sacro_de_san_gil.html

En la Iglesia Museo de San Bartolomé, podemos observar que hay un arte románico. En cuanto al museo que encontramos en su interior, tenemos varios apartados: pintura, escultura, orfebrería y paleontología. En cuanto a la pintura nos referimos, la Iglesia guarda 36 cuadros, algunos de sus autores son Matías Jimeno y Matías de Torres. En el ámbito escultórico hay más de 25 piezas procedentes de la imaginería castellana, uno de los elementos más reconocidos es el Descendimiento de Cristo, que se encuentra en la Capilla del Santo Cristo de Atienza. También podemos ver exvotos de pintura que llevan los atencinos por los milagros del Cristo de la Villa. En la orfebrería encontramos piezas del Renacimiento y el Barroco, como pueden ser cruces y vasos sagrados. También destacamos un baldaquín sobre el que se pone el Santísimo Sacramento y es procesionado el día del Corpus. También podemos observar vitrinas en las que hay casullas, capas y elementos litúrgicos. Por último, en cuanto a los elementos paleontológicos encontramos casi 3.600 fósiles.

La Iglesia Museo Santísima Trinidad, consta de una nave con capillas a los lados. En la derecha, encontramos la capilla del Cristo de Los Cuatro Clavos, en la que hay un retablo de Las Santas Espinas, y las capillas de Los Ortega, en la que están los escudos de esta familia, vemos un retablo barroco y posee una bóveda semiesférica. En la parte izquierda, en la cual también tenemos el campanario, está la capilla de la Purísima Concepción, en la que hay una imagen de la Inmaculada, un retablo de madera de estilo barroco y sobre la cual también se levanta una bóveda semiesférica. En la nave hay un coro sobre el que vemos un rosetón con una vidriera y el techo es de crucería con nervios que reposan en semicolumnas que están empotradas en la pared, las cuales tienen una columna y un arco de medio cañón con forma de muchos nervios unidos. La Iglesia posee dos portadas, en la principal vemos un arco de medio punto y a los lados tiene una columna con un capitel decorado. Esta puerta es de madera y está adornada con clavos. La otra puerta de la Iglesia, la cual no tiene utilidad, es más pequeña y posee un arco de medio punto. Esta otra puerta, está decorada también con clavos. La Iglesia es de estilo románico, pero solo queda el ábside de su construcción original debido a reformas. En los tres muros del ábside podemos ver ventanas con vidrieras y por la pared de estos, hay salientes decorados. Las paredes interiores del ábside están cubiertas por pinturas de Natías de Torres y de Juan Delgado. El Retablo Mayor es una obra con añadidos rococós en la que participaron Diego del Castillo, Joseph Sancho, Domingo García y José de la Fuente. Encima hay una talla por parte de Francisco Amich y José Benito. En la mesa del altar, participaron autores como Diego de Madrigal, Francisco de la Vega y Juan de Bera.

Fuentes:
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-san-gil/ver/5 Fecha de consulta: 12/03/17
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-san-bartolome/ver/6 Fecha de consulta: 12/03/17
http://www.atienza.biz/monumentos_ver/iglesia-museo-santisima-trinidad/ver/7 Fecha de consulta: 12/03/17